Etiquetado alimentario – Normativa

El Real Decreto 2220/2004, que modifica el anterior Real Decreto 1334/1999,  y la Directiva 2006/142 , disponen que todos los alimentos puestos en el mercado informen de la posible presencia en su composición de cualquiera de los siguientes ingredientes (Anexo V del Real Decreto 2220/2004):

  • Cereales que contengan gluten y productos derivados.
  • Crustáceos y productos a base de crustáceos.
  • Huevos y productos a base de huevo.
  • Pescado y productos a base de pescado.
  • Cacahuetes y productos a base de cacahuete.
  • Soja y productos a base de soja.
  • Leche y sus derivados (incluida la lactosa).
  • Frutos de cáscara (almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, castañas de Pará, pistachos, nueces de macadamia y, nueces de Australia, y productos derivados).
  • Apio y productos derivados.
  • Mostaza y productos derivados.
  • Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo.
  • Anhídrido sulfuroso y sulfitos en concentraciones superiores a 10mg/kg ó 10 mg/l expresado como SO2.
  • Altramuces.
  • Moluscos o productos a base de moluscos.

Tríptico de AECOSAN, aquí

La mayoría de las personas pueden comer una gran variedad de alimentos sin problemas. No obstante, en un pequeño porcentaje de la población determinados alimentos o componentes de los mismos pueden provocar reacciones adversas (alergias e intolerancias alimentarias). Las personas con alergias graves deben ser extremadamente cuidadosas con los alimentos que consumen.

La mayoría de alergias alimentarias están asociadas al consumo de un grupo reducido de alimentos. Los alérgenos alimenticios más comunes son la leche de vaca, los huevos, la soja, el trigo, los crustáceos, las frutas, los cacahuetes y los frutos secos, como las nueces. Para ellos se han establecido normas de etiquetado que obligan a indicar su presencia cuando se incorporan a los alimentos como ingredientes.

El Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, en su propósito de perseguir un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información para que los consumidores tomen decisiones con conocimiento de causa, ha venido, entre otros aspectos, a mejorar y clarificar la información alimentaria relativa a sustancias que causan a alergias o intolerancias en los alimentos.

En los alimentos envasados, la información sobre los alérgenos deberá aparecer en la lista de ingredientes, debiendo destacarse mediante una composición tipográfica que la diferencie claramente del resto de la lista de ingredientes (p. ej., mediante el tipo de letra, estilo o color de fondo). En ausencia de una lista de ingredientes debe incluirse la mención “contiene”, seguida de la sustancia o producto que figura en el anexo II. (Anexo que será reexaminado por la Comisión, teniendo en cuenta los avances científicos y, si procede, actualizará la lista).

El artículo 44 del Reglamento establece que la información sobre alérgenos también es obligatoria en los alimentos no envasados y deja en manos de los EEMM regular por un lado qué otra información alimentaria (además de la relativa a alérgenos) se facilita en los alimentos no envasados y los medios para facilitarla.

Como consecuencia, el pasado 4 de marzo (con fecha de entrada en vigor 5 de marzo) se publicó en el BOE el Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero, por el que se aprueba la norma general relativa a la información alimentaria de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y de los envasados por los titulares del comercio al por menor.

El Real Decreto 126/2015 tiene un error a lo largo del texto del artículo 6  apartado 5, de tal manera que:

Donde figura “artículo 4.2”

Debe figurar ”artículo 4.1.b”

Corrección de errores del Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero, por el que se aprueba la norma general relativa a la información alimentaria de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y de los envasados por los titulares del comercio al por menor.

AECOSAN ha elaborado una Guía de la aplicación de las exigencias de información alimentaria de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y de los envasados por los titulares del comercio al por menor.

El objetivo de esta Guía, basada en parte en el documento Allergen information for loose foods de la Food Standard Agency británica, es ayudar a los operadores de empresas alimentarias y a las autoridades encargadas del control oficial, a entender y aplicar el Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero. Sin embargo, no tiene valor jurídico alguno y, en caso de conflicto, la interpretación de la legislación incumbe en última instancia a los Tribunales de Justicia. La presente Guía debe consultarse en relación con el citado Real Decreto y con el Reglamento (UE) Nº 1169/2011, de25 de octubre, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

Fuente:

AECOSAN

Alérgenos de obligada declaración

etiquetado alimentario

Etiquetado Incorrecto

Etiquetado incorrecto

Etiquetado correcto

etiquetado correcto

¡Las TRAZAS no son de obligada declaración. No tienen el deber de etiquetarlas!

¿Se debe declarar en el etiquetado la presencia de alergenos por contaminación cruzada?

Según el artículo 9, punto 1, letra c, del Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor es obligatorio incluir en la información al consumidor todo ingrediente o coadyuvante tecnológico que figure en el anexo II o derive de una sustancia o producto que figure en dicho anexo que cause alergias o intolerancias y se utilice en la fabricación o la elaboración de un alimento y siga estando presente en el producto acabado, aunque sea en una forma modificada.

Es necesario aclarar, sin embargo, que tales disposiciones se aplican exclusivamente a los ingredientes y sustancias utilizadas como ingredientes y que han sido añadidas voluntariamente en el proceso de producción, por lo que la posible presencia adventicia o accidental (contaminación cruzada) de alérgenos, queda fuera de su ámbito de aplicación.

No existen en la norma vigente ni en el Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor disposiciones relativas a la declaración de la presencia adventicia de alérgenos en los alimentos envasados, aunque el citado reglamento prevé que la Comisión Europea pueda emprender en el futuro trabajos para armonizar cómo debe realizarse la declaración voluntaria de la presencia de trazas, trabajos que se están llevando a cabo en la actualidad.

Señalar que, es responsabilidad de los operadores económicos aplicar medidas adecuadas para evitar dichas contaminaciones, mediante el diseño e implantación de programas de Buenas Prácticas de Fabricación o procedimientos permanentes basados en los principios del APPCC, tal y como establece el Reglamento (CE) Nº 852/2004 relativo a la higiene de los productos alimenticios, estando obligado a cumplir con las disposiciones del Reglamento (CE) Nº 178/2002 relativo a la seguridad de los alimentos puestos a disposición de los consumidores y adoptar todas las medidas necesarias para evitar su presencia en los alimentos en los que no se declara su presencia.

Así, la empresa alimentaria puede hacer uso del etiquetado preventivo siempre que, después de haber realizado una evaluación previa de los riesgos y tras aplicar medidas preventivas, considere inevitable la existencia de una contaminación cruzada con alérgenos.

Dicha información tiene la consideración de voluntaria y, como tal, deberá cumplir los requisitos establecidos en el artículo 36 del Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor:

a) no inducirá a error al consumidor,
b) no será ambigua ni confusa para los consumidores, y
c) se basará, según proceda, en los datos científicos pertinentes.

Puede ampliar la información consultando nuestra página, en el enlace que le facilitamos a continuación:

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/detalle/etiquetado_informacion_alimentaria.shtml

No votes yet.
Please wait...
Si compartes, ayudas al colectivo alérgico a informarse