Desensibilización a los alimentos

¿Qué es la desensibilización?

Es un tratamiento que se usa desde hace pocos años en algunas personas cuya alergia a alimentos no desaparece espontáneamente.
Consiste en tomar el alimento en cantidades insignificantes al principio, e ir aumentando la cantidad lentamente, hasta llegar a tomar cantidades normales, habituales. Lo que se pretende es descargar, consumir los anticuerpos IgE lentamente, de manera que no causen síntomas o que sean muy leves. Llega un momento en que se consumen esos anticuerpos según se van formando, y no se llegan a acumular a niveles que causen síntomas.
Se podría hacer la desensibilización con cualquier alimento, pero con el que más experiencia existe es con la leche de vaca.

¿En qué personas se hace la desensibilización?

Se hace habitualmente en las personas cuya alergia no desaparece espontáneamente. Se puede hacer tanto en personas con alergias leves como con alergias severas. Es más útil en las que tienen alergias severas, con reacciones graves, para protegerlas de tomas accidentales del alimento culpable. Pero en estas personas es en las que la desensibilización tiene más riesgos.
Cada caso concreto se debe consultar con el especialista correspondiente para ver si se dan las condiciones adecuadas.

¿A qué edad se puede hacer la desensibilización?

En teoría se puede hacer a cualquier edad. En la práctica se hace en niños de cierta edad, tras un período de tiempo en que se observa la evolución espontánea. Suelen ser niños de 4-5 años de edad, ya que en niños más pequeños existe poca experiencia.

¿Cómo se hace la desensibilización?

Se hace en centros médicos con capacidad de tratar reacciones graves. Se va administrando en cantidades crecientes el alimento, hasta llegar a una dosis normal de alimentación.

Este aumento en la cantidad suele tardar varias semanas, con frecuentes visitas al centro médico. Cuando ya se ha alcanzado la cantidad definitiva, el paciente debe seguir tomando esa cantidad en su domicilio todos los días, sin interrupciones, hasta que el especialista se lo indique.

¿Qué ocurre al prolongar la desensibilización?

Algunos pacientes, al cabo de un tiempo (suele ser años), llegan a perder la alergia por completo, desaparecen sus anticuerpos IgE, y pueden tomar o no tomar el alimento cuando quieran, tal como las personas que nunca han tenido alergia.

Otras personas no la pierden por completo, y deben seguir tomando el alimento diariamente durante tiempo indefinido.

¿Se usa la desensibilización en alergias no-IgE?

No; actualmente la desensibilización está indicada para las alergias con mecanismos IgE. No se usa para las alergias no mediadas por IgE, anteriormente llamadas intolerancias a proteínas.

¿Qué pasa si se interrumpe la toma del alimento en la desensibilización?

Si se interrumpe la toma del alimento antes de que haya desaparecido la alergia, los anticuerpos IgE que se iban gastando, según se formaban, se empiezan a acumular y pueden alcanzar unos niveles altos, capaces de dar reacción cuando se vuelve a tomar el alimento.

Por ello es importante que el paciente tome el alimento a diario, aunque no le apetezca. Si por enfermedad o por otro motivo se interrumpe la toma del alimento, se debe consultar con el especialista antes de tomarlo de nuevo.

¿Se logra la desensibilización en todos los pacientes?

No siempre. Puede lograrse una eficacia total, parcial o nula.

La eficacia total se logra cuando el paciente toma dosis completas, habituales, del alimento y no tiene ningún síntoma, y con el paso del tiempo su alergia llega a desaparecer.

Eficacia parcial es la que se logra en los pacientes que tienen que seguir tomando el alimento indefinidamente. Otra eficacia parcial es la que se logra en pacientes que no toleran una cantidad habitual, ya que les provoca síntomas, sino que toleran una cantidad menor de lo corriente. Los que logran una eficacia parcial tienen la ventaja de que se libran de los riesgos de tomas accidentales. Esta tranquilidad representa una considerable mejora en la vida diaria, en lo que respecta a comidas fuera de casa, fiestas, viajes, etc.

En algunas personas la eficacia es nula. Esto quiere decir que el paciente no llega a tolerar ni mínimas cantidades del alimento culpable, porque le aparecen síntomas no tolerables. Se interrumpe la desensibilización y el paciente debe continuar la dieta estricta.

¿Tiene riesgos la desensibilización?

Sí que existen riesgos. Al tomar el alimento culpable algunos pacientes pueden presentar síntomas. Esos síntomas pueden ser leves, pero también pueden llegar a ser muy graves, especialmente en las personas con mucha alergia, y sobre todo si tienen asma.
Por ello la desensibilización debe hacerse en centros médicos que puedan tratar las reacciones graves, y que incluso puedan hospitalizar al paciente si es preciso.

Si aparecen síntomas durante la desensibilización hay que administrar el tratamiento correspondiente y hacer los aumentos de cantidad más lentamente de lo previsto. Esto hace que el resultado se retrase. Si los síntomas se hacen intolerables, la cantidad final será menor de lo habitual, o incluso habría que cancelar por completo la desensibilización.

Antes de hacer una desensibilización se deben consultar los riesgos con el especialista, y se debe firmar una hoja de consentimiento.

 

No votes yet.
Please wait...
Si compartes, ayudas al colectivo alérgico a informarse