Anafilaxia – Con el corazón encogido

Días atrás, un padre  relataba su experiencia con la anafilaxia que sufrió su hija de 3 años, sin llamar a la puerta. Nos hemos hecho eco de ello.

Normalmente, antes de una anafilaxia, suele haber unos síntomas, reacciones previas algo más «suaves» que nos ponen alerta. Una urticaria, vómitos, tos, estornudos, vamos, una sucesión de síntomas en evolución y cuando compromete a dos o más sistemas a la vez, nos hace poner en marcha nuestro mecanismo de acción: Medicar-Pinchar adrenalina-Urgencias.

En este caso no, llegó, no una anafilaxia sino un shock anafiláctico, sin haber «pedido permiso».

Es por ello que es fundamental estar preparados ante cualquier reacción que pueda suceder. Hasta que no llega, tal vez no sabemos si nos vamos a bloquear en ese momento, si sabremos actuar, si lo hacemos correctamente.

Después de hacer «copy-paste» de la historia que Javier nos contó, (no voy a cambiar ni una coma, ni la redacción), añadiré una serie de enlaces, información y preguntas, para poder encajar un poco más las piezas del puzzle y plantearnos si realmente estamos al día de todo.

 

Nuestra Anafilaxia – Por Javier Collado

 

Hola a todos. Queremos compartirles una experiencia para ayudar a otras familias.
Nuestra hija de 3 años, APLV tuvo un SHOCK ANAFILÁCTICO»
El pasado día martes 18 nos avisaron del cole de Claudia, pues se sentía mal. Era la hora de terminar de comer e iba a echarse la siesta. De carácter inmediato y sin verla les dijimos que le dieran 3 ml de Polaramine, pensando que iba a tener una reacción alérgica de algo que habría tocado o comido.

Cuando acudimos en pocos minutos, la niña se sentía mal. Se quejaba un poco de dolor de tripa y un poco decaída. Los días previos tenía tos y algo de mocos, eso también nos condicionó. Cuando llegamos preguntamos si había comido algo que no debía, pero las profes no sabían decir con certeza que así era, fue un poco confuso.

Ante la sospecha de haber tomado algún alimento para ella prohibido, fuimos al hospital inmediatamente. El hospital está a escasos 5-10 min de camino.

En cuestión de minutos fue empeorando, palida labios y párpados morados, decaimiento , se dormía literalmente. Ni una marca cutanea, ni habones, ni tos , ni inflamación de garganta.

Nos sentíamos algo confusos, no entendíamos que si hubiera comido algo tendría habones.Al contacto ella reacciona mucho, con besos simplemente.

De camino conduje ya asustado y un poco temerario deseando llegar cuanto antes al hospital. Llegamos a urgencias y apenas tenía oxígeno en sangre( 77%) y la presión arterial por los suelos (66/29). Estaba teniendo la reacción más grave «Shock Anafiláctico«.

Son situaciones de extrema gravedad donde su vida corría peligro.

Era nuestra primera vez de esta manera, nunca antes había reaccionado así. Siempre cutáneo y luego tos, así que conocemos el protocolo, le dabamos Polaramine y estilsona y solo adrenalina en casos muy graves. La niña entro en urgencias en estado crítico. En segundos unos 10 médicos y enfermeras estaban con ella administrandole adrenalina, urbason, salbutamol, cojiendole vía, actuando con máxima diligencia.

Gracias a Dios consiguieron estabilizar las constantes vitales. Fueron momentos de angustia y empezar a darnos cuenta de la gravedad del asunto. Mi mujer y yo estábamos en shock.

Te sabes la teoría, enseñas a poner adrenalina a las profes en el cole, a la familia, conoces de alergia más que muchos profesionales sanitarios, crees que estás obsesionado con la alergia de tu hija y resulta que llega el momento, REACCION ANAFILACTICA y no sabes actuar más correctamente por no diagnosticar la reaccion.

Te culpas, te lamentas, piensas en lo cerca que la muerte ha estado en lo más preciado que tienes. LLORAS Y TE DERRUMBAS. Mi hija respondió muy bien a la Adrenalina y se estabilizó. Los médicos muy comprensivos nos dieron ánimos y con sinceridad nos informaron que la situación ha sido de muchisima gravedad donde su vida corrió peligro. Pero que la ausencia de habones e inflamación de boca y garganta nos confundio.

Nos advierten, otra vez antes de venir ponerle la Adrenalina primero, es de vital importancia. Se quedó ingresada 24 horas por control y vigilancia, dándonos hoy mismo el alta.
Claudia hoy se encuentra perfectamente, dándole Polaramine y estilsona durante 48 horas más por prescripción médica.
En el cole las profes y directora no supieron detectar la reacción y nosotros sus padres tampoco. Estoy convencido de que ya con esta experiencia no se nos escapa más, pero que cerca estuvo de un desenlace fatal. Y es que somos padres, no médicos y ademas no le pones cara al enemigo más grande que tiene un alérgico, el SHOCK ANAFILÁCTICO.

Papás y mamas, perderle el miedo a la Adrenalina, nosotros le teníamos mucho respeto. Pero es lo que le salva la vida.


 

Se le encoge a uno el corazón.

Este papá, relata muy bien una serie de dudas que el 90% de la población tiene.

¿Qué es la alergia?

¿Cómo actuar ante una reacción alérgica?

¿Qué es la anafilaxia?

En todos estos enlaces, podemos contestar nuestras dudas.

Y con el lema: Más vale una adrenalina de más que de menos, cerramos este capítulo.

 

Si tienes alguna historia que contar, puedes hacerlo a través de los comentarios. Estaremos encantados de leerte y cocienciar aún más a la sociedad.

También te recordamos, que en la pestaña «aprende» de esta web, tienes los artículos para la reanimación cardiopulmonar, así como en la diferentes pestaás, información sobre alergia.

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...
Si compartes, ayudas al colectivo alérgico a informarse
Categories: Historias

No hay comentarios, escribe el primero!

Deja un comentario

Note: Los comentarios en el sitio web reflejan las opiniones de sus respectivos autores, y no necesariamente las opiniones de este portal web. Se pide a los miembros que se abstengan de insultos, juramentos y expresiones vulgares. Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier comentario sin previo aviso o explicación.

Tu correo electrónico no será visible. Los datos requeridos se marcan con *

*
*

14 − 7 =