Alergia al Níquel

Alergia al Niquel – Dermatitis de contacto

El botón del jeans, los aros, la hebilla del del reloj, el detergente, el collar, pintura de labios, montura de gafas, etc. Son cientos los elementos de uso cotidiano que contienen níquel.

La mayoría de la gente los tiene incorporados en su vida y convive con ellos sin ningún problema, sin embargo, hay un porcentaje no menor de personas que al estar en contacto directo con esta sustancia, comienza a tener reacción y a sentir picazón en las partes del cuerpo afectadas.

El níquel es la causa más frecuente de dermatitis de contacto alérgica, sobre todo en verano ,cuando existe una mayor exposición a este metal debido a un mayor uso de accesorios, como collares, que están en directo contacto con la piel. Además, esta alergia es agravada por el sudor, por lo tanto, en días de calor este metal puede producir picazón, enrojecimiento, urticaria, 15 a 20 minutos después de estar sobre la piel transpirada o incluso días después.

Las reacciones alérgicas por ingestión de alimentos con este mineral son casos más bien aislados, ya que la principal causa que desencadena este problema es el contacto directo del metal con la piel.

De acuerdo con la Dra. María Elsa Maira, dermatóloga de Clínica Alemana, el contacto con el níquel es la causa más frecuente de consultas por dermatitis de contacto alérgica como explica en su web.

La mayoría de los casos que se reciben es por utilización de detergentes que contienen níquel y por uso de joyas de fantasía elaboradas con una mezcla de níquel y cobalto.

Esta alergia se manifiesta con picazón, enrojecimiento y ampollitas con agua, que luego se rompen y son reemplazadas por una costra amarillenta, hasta que la piel afectada comienza a descamarse y cae.

En ocasiones, una dermatitis irritativa se puede confundir con una alergia por níquel.

alergia al niquelPor eso para realizar el diagnóstico es necesario hacer un examen llamado Patchtest, que consiste en parches con 23 alergenos -los más comunes de observar en dermatitis de contacto alérgicas- que se aplican en la espalda. Si existe alergia a alguna de estas sustancias, entre ellas el níquel, la zona afectada se pondrá roja.

Una vez comprobada la dermatitis de contacto por níquel, el especialista debe enseñarle al paciente cómo evitar este tipo de reacción alérgica, informándole en qué sustancias está contenido este metal y qué alternativas hay para evitarlo. Dependiendo del grado de sensibilidad que tenga la persona, se le recomendará o no una dieta baja en níquel.
Además de evitar el contacto con la sustancia, se receta algún antialérgico oral, con o sin corticoide, para evitar la picazón y la hiperreactividad. En ocasiones, esto se complementa con la aplicación de una crema antiinflamatoria que lubrique la zona afectada.

La academia americana de asma, alergia e inmunología  (AAAAI), nos deja un aporte sobre la alergia al níquel que podéis ver aquí.

 

Si su niño o adulto sufre de una alergia al níquel, tome las siguientes precauciones pare evitar futuras reacciones:

  • Busque cinturones, relojes y joyería que tengan una etiqueta que indique «libre de níquel», o compre artículos que sean hipoalergénicos o hechos de acero inoxidable de grado quirúrgico, oro, plata o platino.
  • Use esmalte o barniz de uñas transparente para cubrir las partes de metal que tocan la piel.
  • Compre una cubierta para su teléfono o tableta que cubra las partes hechas de metal.
  • Evita alimentos que contengan níquel, tales como el chocolate, cacao en polvo, nueces, productos de soja, té negro, semillas y aderezos para ensaladas comerciales.
  • Evite comer conservas de alimentos y evite cocinar alimentos ácidos como el tomate, vinagre o limón en utensilios de cocina de acero inoxidable.
  •  Abra el agua del grifo por algunos segundos antes de lavarse, beber y cocinar para ayudar a deshacerse del níquel que se aferra a las tuberías y accesorios.

Seguir una dieta baja en níquel sólo es útil para aliviar la dermatitis en casos raros, indica la New Zealand Dermatological Society. Además, es imposible eliminar el níquel por completo de tu dieta porque está presente en la mayoría de los alimentos.

No obstante, les dejamos una serie de recomendaciones dietéticas.

Alimentos que debes evitar


 
  • Mariscos (gambas, mejillones).
  • Gchocolate histaminauisantes, col rizada, puerros, lechuga, habas, alubias, judías, tomates, cebolla y espinacas.
  • Alforfón o trigo sarraceno, mijo, maíz, avena, salvado y productos de fibra.
  • Higo, piña, peras, ciruela, pasas y frambuesa.
  • Chocolate y cacao.
  • Té a partir de recipientes metálicos.
  • Frutos secos: almendra, avellana, cacahuetes, nueces Planta de frambuesas.
  • Lentejas, levadura química, linaza, pipas de girasol
  • Complejos vitamínicos.
  • Caramelos, regaliz y mazapán.
  • Alimentos enlatados.
  • Todos los alimentos cocinados en recipientes con baño de níquel.
  • Los primeros litros de agua del grifo si no se ha utilizado recientemente.

 

  • (El contenido de níquel de alimentos de origen vegetal, depende de la concentración de níquel en el suelo donde se cultivaron).

Es importante recordar que otros alimentos con mucho menor contenido en níquel pueden agravar por ellos mismos los problemas de la piel que se manifiestan en forma de eccema como es el caso de la alergia al níquel, por ejemplo, cerveza, vino tinto, arenques, caballa, atún, zanahorias, cebolla, tomate, manzana y zumos de frutas.

  • Si se intenta una dieta baja en níquel se recomienda no evitar todos a la vez sino eliminar y re-introducir los alimentos lentamente, comprobando la sensibilidad de su cuerpo para cada grupo de alimentos, nos explica el Dr. Urbà González, de la Unidad de Dermatología en la CLÍNICA GO&FER · Barcelona.

También es interesante conocer las diferentes dermatitis de contacto como explicamos en este enlace.

 

Fuente:
Urbagonzález
AAAAI
New Zealand Dermatological Society
Clínica Alemana

 

 

También te puede interesar

APLV

Alergia al huevo

Anafilaxia

Reanimación cardiopulmonar

 

 

No votes yet.
Please wait...
Si compartes, ayudas al colectivo alérgico a informarse